No has estado realmente en India si no…

India

Sadhus en Varanasi

  • Has viajado en un tuktuk con 8 personas.
  • Has ido mejorando día a día tu arte con el regateo.
  • Te has quedado bloqueado en algún cruce.
  • Has visitado impresionantes fuertes y templos.
  • Te has enamorado de las miradas indias.
  • Has tenido la peor gastroenteritis de tu vida.
  • Has dudado en tocar o no a una vaca para permitirte el paso.
  • Te han puesto el puntito bindi en la frente.
  • Has estado en un hospital indio.
  • Te has sentido confuso con el movimiento de cabeza de algún indio.
  • Has dicho que no a muchos niños.
  • Has envidiado/admirado el bonito y largo pelo de las indias.
  • Te han hecho un sinfín de fotos y selfies.
  • Te has sentido como una estrella.
  • Has empezado a sudar inmediatamente después de ducharte.
  • Has pasado miedo comiendo.
  • Te has preguntado si el precinto de una botella de agua es original o no.
  • No te han ofrecido, al menos, cuatro tés al día.
  • Has comido en el suelo y te han traído la comida en un cubo.
  • Has visto un frigo lleno de sólo chile.
  • Has probado Thalis y snacks picantes.
  • Has escuchado el “pani, pani” (agua) y “chai, chai” (té) en un vagón de tren.
  • Has viajado en un tractor.
  • Has ido en moto con algún indio.
  • Has probado un tuktuk en el que tu cuerpo pareciera una batidora.
  • Has dormido en el Sleeper Class de un tren.
  • Has tenido miedo a morir por algún choque de coches/camión/animal/moto/objeto volador no identificado…
  • Has estado en el metro en la hora punta (quizás sean todas las horas) en Delhi.
  • Has callejeado por los mercados abarrotados de caos, utensilios, desechos y gente.
  • Has esperado en estaciones de trenes repletas y eternas.
  • Te has topado con algún incansable comerciante.
  • Te han intentado vender objetos.
  • Te has maravillado con la artesanía india.
  • Te han preguntado por la ‘tomatina’ al saber que eras español.
  • Has visto innumerables vacas, cerdos, perros o monos.
  • Te has espantado con alguna cocina o baño (o todas xD).
  • Has vestido algún sari y celebrado el Diwali.
  • Has probado la hospitalidad hindú.
  • Te han tratado como reyes al visitar algunos colegios/hogares.
  • Te han convocado para una charla de dos horas y que tu público se fuera a los 15 minutos porque había fiesta.
  • Has escuchado cada semana diversas celebraciones indias.
  • Has escuchado a los indios cantando.
  • Has bailado con ellos.
  • Has ido en un bus de pie.
  • Te has sorprendido con la riqueza artística y los contrastes de India.
  • Has dormido en hoteles de diversa índole, pasando de buenos a cutrísimos.
  • Has contemplado el gran Taj Mahal.
  • Has visitado Varanasi y visto algún cuerpo en el Ganges.
  • Has visto algún sadhu.
  • Te han dicho que comer carne atrae a los espíritus.
  • Has dormido escuchando gruñiditos de cerdos.

Una mujer trabajadora en Humayun’s Tomb, Delhi.

La lista podría seguir y seguir… porque India da para mucho.

Todas las cosas, aunque parezcan un poco cómicas, son reales y las hemos vivido en los tres meses que hemos estado en India. También han habido otras muchas más que ya relataré con calma en posts venideros.

Fueron tres meses muy intensos de inmersión total en la cultura, de voluntariado en colegios de primaria y en varios Colleges donde formaban a profesores. Hemos estado conviviendo con los indios y viviendo como ellos.

Hemos conocido a muchísimos profesores, estudiantes y niños. Hemos viajado todo lo que hemos podido. Teniendo la oportunidad de conocer y disfrutar todos los contrastes.

Porque India, en todo su caos, superpoblación y escasez, es una maravilla.

India es un país de tradición, cultura, conmoción.

Uno de los pocos lugares que no te puede dejar indiferente.

India es única y no para todo tipo de gente.

Pero me encantó. E intentaré relatar en este blog cada una de las fases y lugares.

El recorrido que me llevó a conocer algo tan distinto que parecía otro mundo.

O un viaje al pasado unido con la tecnología de la época.

Te pido que no me pierdas de vista y descubras una pequeña parte de lo que yo pude vivir.

Y si eso te da el impulso a conocerlo, cada una de mis experiencias plasmadas por aquí, habrán merecido la pena.

También te dejo, por si aún no lo has leído, algo que escribí llamado “India: pequeño manifiesto“.

No te lo pierdas.

India

El ‘Sleeper Class’

Si te gusta... ¡Sonríe y Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest

Anterior

Un paseo primaveral por la Tebaida Berciana

Siguiente

Qué ver por el Valle del Jerte. Escápate y piérdete.

  1. Eucarys

    Espectacular, definitivamente este es un pais maravilloso y lleno de muchas cosas por aprender.

    • Efectivamente. La India no te deja indiferente.
      Aunque no está hecha para todo el mundo.
      Yo sí disfruté de todos sus contrastes, toda su cultura y costumbres impactantes y su belleza.

      Gracias por comentar!!

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén