India, padre e hija

Puerta de la India, Nueva Delhi

Cuando llegas a India te das cuenta de que

la prisa es absurda y la impaciencia también.

Te das cuenta que no hay mayor aprendizaje

que el acomodarse en medio de la incomodidad.

Algunos lo pueden llamar poder de adaptación,

pero es mucho más.

Te das cuenta de lo que vale y lo que no.

Que lo más importante es saber

seguirse a uno mismo y escucharse.

Sin ruidos ni interferencias.

Sin dejar de respetar las distintas

tonalidades de las demás voces.

Porque en el mundo hay tantas realidades

como verdades.

Y merece la pena conocerlas todas.

Porque no hay peor verdad que,

sin conocer, juzgar.

El mundo está lleno de colores

y no podemos elegir uno solo,

no podemos perdernos

todas las maravillas que tenemos.

Porque India, con todo su caos,

olor, ruido y contaminación,

es una maravilla.

Y conociendo desde dentro

podemos llegar a apreciar realmente todo lo bueno.

Llegando a la conclusión de que la vida es siempre una cuestión de elección.

Así que, ya sabes, está en ti, aprende a elegir lo que te hace feliz.

Fotos de las Miradas de India

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017
Si te gusta... ¡Sonríe y Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest